La ética del Marketing ¿es posible?

Nov 04, 2021

Soy una apasionada del marketing, desde el día 1 que empecé a estudiar publicidad por allá en el 2003 supe que era lo que me gustaba y que podía dedicarme a diseñar estrategias de venta a través de tácticas publicitarias para el resto de mi vida sin problemas.

Y fue así como desde el 2006 que tuve mi primer trabajo en una radio de mi ciudad y hasta el 2013 me dediqué a trabajar la publicidad en medios tradicionales, luego llegaron las redes sociales y todo el boom digital y estuve muy ocupada aprendiendo y adaptando todos los conocimientos que tenía en el nuevo modelo, lo digital. Ahí supe que el ratio se ampliaba, pero me enganché como usuaria y empecé a formarme sin saber para qué lo hacía, normalmente cuando empiezo a indagar y a estudiar cosas nuevas me mueve la curiosidad y no necesariamente el cómo eso puede ser una oportunidad para ganar dinero.

A medida que fui creciendo personal y profesionalmente, fui teniendo un criterio propio de lo que era o no correcto empezaron a aparecer cosas del marketing y la publicidad que ya no resonaban conmigo, por naturaleza no soy una compradora, no me sentido esa cultura de desechar y valoro sobretodo las cosas simples, y esta visión puede ir muy en contraposición con la postura marketiniana de vender, vender y vender.

Estuve un buen tiempo buscando algo más que hacer fuera del marketing digital, pero era difícil primero porque era a lo me había dedicado durante toda mi vida profesional y segundo porque en verdad lo disfrutaba, solo que no me gustaban ciertas formas de hacerlo, entonces me dije, "yo puedo hacerlo distinto", porque sí, porque creo y quiero intentarlo, yo creo que un marketing ético es posible.

El hecho de que esté normalizado que una técnica persuasiva sea ofrecer más de lo que se entrega, no quiere decir que tenga que ser así, yo puedo y creo en un tipo de publicidad que persuada sin mentir, sin prometer falsedades, además también como publicista ya no me siento mal por no poder "asegurar" N resultados, porque no quiero mentir y punto.

La ética del marketing además incluye el tomar decisiones moralmente correctas, teniendo en cuenta no solo el beneficio empresarial sino la perspectiva moral y los alcances sociales de sus acciones. El alcance de los canales digitales es gigante y hay mucho poder detrás de quienes manejan los hilos y hay que ser muy cuidadosos y respetuosos por eso cada acción que como marketers propongamos o ejecutemos necesita una mirada ética que traspase lo comercial.

Hay prácticas que se están haciendo en nombre de lograr ventas que son detestables como aprovecharse de momentos de vulnerabilidad de las personas para ofrecer servicios que no solucionan nada y como profesionales es importante no ser parte de este tipo de negocios o campañas.

El marketing digital trata de crear estrategias a través de los canales digitales para lograr ventas, pero siguiendo una estructura de atracción y no de invasión, es decir, hay que ser tan buenos en la generación de contenido de valor y promocionando productos y servicios que realmente sean un aporte para lograr que los clientes lleguen por sus intereses y no ir a perseguirlos tomando sus debilidades como herramienta. Esto es posible y podemos lograrlo.

Desde este espacio seré una luchadora de la ética del marketing y trataré por todas las vías de mantener este mensaje de forma coherente.

Suscríbete al blog

También odio el spam, así que no te preocupes :)